El evangelio según Camilo Torres, nuestra tarea pendiente

Camilo_TorresDesde el Movimiento Estudiantil Liberación recordamos que hace 51 años (el 15 de febrero de 1966) cayó en combate Camilo Torres Restrepo, el cura guerrillero, el militante del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Desde entonces su nombre es parte de los mártires colombianos que derramaron su sangre por una patria libre que busca su segunda y definitiva independencia.

Camilo tuvo en mente la conciliación del marxismo y el catolicismo. Esta visión lo hizo abrazar las causas de los oprimidos que para la época se alzaban en armas para defenderse de un estado que masacraba (y aún lo hace) a los contradictores y a los pobres. Su cristianismo revolucionario, separado de las doctrinas del Vaticano, estaba sustentado en el amor al prójimo, en el imperativo de acabar con las injusticias a través del cambio social, no de la limosna ni de la caridad que nunca alcanzan a satisfacer las necesidades de todos los hambrientos, pero si perpetúan agónicamente la miseria.

En su predicamento llamó al “amor eficaz”, ese que le debe llegar a cada ser humano y que acabe con la explotación, la marginación y el hambre. Este amor obliga a levantarse radicalmente contra la opresión del prójimo y así terminar con la violencia inherente del capitalismo, por eso Camilo decía: “El deber de todo cristiano es ser revolucionario, y el del revolucionario hacer la revolución”.

En él era preferible el sacrificio y no la falsa filantropía que ni mata ni libera. Sabía que el cambio no viene solo, hay que provocarlo y no será pacifico. Es una ingenuidad creer que las minorías acomodadas van a renunciar con buena voluntad a los privilegios que construyeron con la sangre de los desposeídos. Por eso luchó desde todos los espacios en los que participó. Como sacerdote, participó de la teología de la liberación en contra de una iglesia con un Dios para los ricos. Como académico, fue fundador de la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia para pensar un saber propio, al servicio del pueblo y descolonizado. Como hijo del pueblo, se unió a una guerrilla para pensar una emancipación definitiva.

Para Camilo es necesario que los estudiantes nos entreguemos a la causa del pueblo, y que este nos exija los sacrificios que el momento histórico requiere. La revolución no tiene examen de admisión, es un camino abierto a todos los luchadores urgidos de justicia y dignidad. Basta de discursos que no trascienden, de promesas que no se cumplen, de comedias callejeras y de chicanas baratas, es hora de pasar a la acción.

Hoy más que nunca debemos unir a los patriotas para ganar la patria, solidarizarnos con los perseguidos del aparato judicial, prepararnos ante las envestidas del imperio y sus cipayos locales,  cavar trinchera, tomar postura y ser revolucionarios. Por eso decimos como Camilo Torres “Tenemos que abandonar el carnaval y comenzar ahora en serio la revolución”.

Camilo-Torres Camilo_Torres_con_campesinos_colombianos camilo3

Anuncios

Una respuesta a “El evangelio según Camilo Torres, nuestra tarea pendiente

  1. ¡Por la unidad de la clase popular hasta la muerte! ¡Por la organización de la clase popular hasta la muerte! ¡Por la toma del poder para la clase popular hasta la muerte! Hasta la muerte porque estamos decididos a ir hasta el final. Hasta la victoria por que un pueblo que se entrega hasta la muerte siempre logra la victoria.
    Hasta la victoria final con las consignas del Ejército de Liberación Nacional:
    ¡NI UN PASO ATRÁS! ¡LIBERACIÓN 0 MUERTE

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s