Artículos Recientes

Que un yo se llame nosotros*

“…si un movimiento revolucionario pierde el comportamiento ético deja en la alcantarilla su causa de existencia. Hay algo para no olvidar: las organizaciones guerrilleras de la época dictaron sus códigos de moral y, jamás y sin excepción, aceptaron las prácticas de las torturas. Ese es el límite donde se terminan las disputas y se diferencian las violencias: no hay razón de Estado, ni poder en juego, ni ansiedad de triunfo, ni cantidad ni calidad que justifique un mal necesario”[1]
Vicente Zito Lema. Prólogo de “Montoneros. El peronismo combatiente en primera persona” de Roberto Perdía.

Leer Artículo →